Un instante en la vida de José Martí

Hoy me levanté con dos ideas fijas, aparentemente desconectadas entre sí, y quisiera compartirlas con ustedes.
Una es un momento de la película El ojo del canario; apenas una escena que se me ha quedado grabada en la memoria y me surge de vez en cuando para hacerme recordar algunas de las cosas importantes de esta vida. Tal vez ustedes la recuerden. Es aquella en que el adolescente llega a su casa, la madre le sirve algo de caldo y un pedazo de pan que evidentemente poco sirve para saciar el hambre que puede estar sintiendo el muchacho en ese momento; y Broselianda –en el papel de la madre- se pone a comentar de los problemas del crédito en la bodega del  gallego, las dificultades del padre -o algo por el estilo-, con la hermana de José Julián, o con él mismo…, no recuerdo bien porque ahora solo me viene a la mente la expresión del joven mientras comienzan a oírse en off –a modo de pensamientos que rondan o empiezan a ser– algunos de los versos de su poema Abdala.
Yo no sé qué intención tuvo Fernando Pérez al incluir esa escena en el filme o qué efecto buscaba en el público; pero cada vez que siento que me dejo aplastar por las dificultades cotidianas con la guagua, la burocracia, los malabares en el mercado agropecuario, las incomprensiones en el trabajo o en la casa, y de casualidad -¿o no?- me viene a la memoria esta escena, me siento fortalecida y reforzada e impelida a seguir, a sobreponerme y continuar trabajando por aquello en lo que creo. Y hasta hoy no logro racionalizar el asunto, o lo intuyo pero no me detengo demasiado a indagar. Tal vez sea porque en esa escena específica encuentro sintetizada todas sus decisiones, circunstancias y caminos transitados; todo en un pequeño instante. Imaginar  y visualizar al Apóstol –la imagen inmaculada- José Martí en medio de la pobreza, los sacrificios, la humildad de una casa honrada, y saberse con la capacidad de alcanzar el triunfo material personal, y así y todo optar por el “bien mayor”, todo eso me permiten esos tres personajes reunidos en la cocina limpia y raída de la familia Martí y Pérez. Ese momento me habla más que mil páginas dedicadas a la vida de Martí, más que las consignas aquellas al estilo de por el poder de erguirse se mide a los hombres, mucho más que los matutinos y los actos.
En fin, ni sé por qué siento la necesidad de escribir sobre esto precisamente hoy, me imagino que es porque en esta semana Martí está en el aire, se respira inconscientemente, y como ya he decidido dejarle cause abierto a las palabras cuando surjan, ahí les va.

Anuncios

Un comentario en “Un instante en la vida de José Martí

  1. No importa que blogspot me impida dar un me gusta de esos que wordpress permite de forma tan sencilla. Tal vez es parte de una estrategia inteligente para que los blogueros que pasemos tengamos que escribir en lugar de limitarnos a dar un clik. Yo solo quería agradecerte por compartir a ese Martí que sientes tan tuyo, ese que es conciencia e inspiración. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s