de Francisco, la Sierra y yo

601940_264661923675233_66396747_nFrancisco Sierra es un catedrático español de larga relación con Cuba. Se ha mantenido en contacto desde hace más de 12 años, e incluso creo que participó en un evento de FELAFACS preparado por la facultad de Comunicación de la UH. Si lo buscan en cualquiera de las bases de datos de ciencias sociales iberoamericanas se encontrarán con que es un autor prolijo y enjundioso, que ha dedicado muchos de sus esfuerzos a analizar ese espacio que despierta las más insospechadas y variopintas actitudes: el entorno digital.

Pero Francisco Sierra era un total desconocido para mí hasta hace unos días. Alguien puso la convocatoria en fb y tuve curiosidad por conocer de qué iba el profesor español que proponía una mirada al ámbito digital desde las circunstancias de dependencia y subdesarrollo del llamado Tercer Mundo… no, les miento: del título y los propósitos de la conferencia me enteré cuando llegué al Instituto Internacional de Periodismo; hasta entonces solo supe con seguridad que el profe venía a hablar de internet, y que algunos amigos me lo recomendaban.

No voy a ponerme a hacer una relatoría de la conferencia. No se asusten. Aunque soy de la opinión de que al menos deberíamos compartir en la red una versión transcripta de la misma –ya saben, quienes lo grabaron, yo me brindo a ponerlo en blanco y negro. Eso sí, quisiera comentarles dos o tres aspectos que llamaron mucho mi atención y provocaron que, luego de la hora de duración, para mí comenzara la verdadera conferencia y me encuentre hoy con dos o tres ideas que no se me van de la cabeza.

Tal vez no entendí la intención o el sentido global de la charla; pero en general, muchas de las reflexiones de Francisco Sierra me recordaron el devenir histórico de los otros medios masivos de comunicación: la prensa escrita, el cine, la radio, la televisión; cómo en un lapso relativo, los hombres y mujeres, en nuestra necesidad de explicarnos las consecuencias de nuestras propias invenciones, comenzamos asumiendo una posición de deslumbramiento, de enamoramiento fulminante que nos hace sobredimensionar el impacto que provocan en nuestros modos de interactuar y pensarnos. Recorremos de un extremo al otro la construcción mítica de sus efectos “mágicos” o “apocalípticos”, depende del cristal con que se mire. Hasta llegar, en algún punto –que muchas veces transita por las atemporalidades y los procesos simultáneos-  una evaluación más sopesada que busca comprender sus lógicas de funcionamiento, y con ellas aprehender el modo de ponerlas al servicio de proyectos que pueden abarcar un amplio espectro: desde la dominación, el consumo, el mercado, hasta el empoderamiento, la liberación y la emancipación de tod@s.

Algo de eso recordaba mientras oía al profe hablar de la necesidad de desmitificar el tema de que en la era digital nos encontramos –o nos relacionamos- en un entorno de desintermediación, y su llamado de atención al hecho de que existen nuevos intermediarios, diferentes a aquellos que han asumido esa función en los tradicionales medios masivos de comunicación. O  cuando ponía sobre el tapete la cuestión, angustiosa para nosotros los del Sur, de remontar y trascender el estatus de dependencia cognitiva, tecnológica, cultural en la que, al igual que sucede en otros ámbitos de nuestra vida social, nos insertamos a nivel mundial en la Era de la Interconexión digital.

Pero lo cierto es que, por encima de las temáticas subyacentes, la apropiación del vocabulario “especializado”, y la posibilidad de integrar saberes de otras ramas con esta de la tecnología y el desarrollo, hubo en aquel encuentro dos asuntos que se me quedaron clavados en la memoria e imagino que esto se debe a las propias preocupaciones y expectativas que en estos días me alimentan en lo referido a mi –y la de muchos- presencia/interacción/relación con/ en la esfera digital: la re significación de la figura y funciones de eso que hemos conocido hasta ahora como “el comunicador” –recordemos que en los otros medios, este es un profesional, inserto en un sistema de relaciones institucionales mediadas por un montón de circunstancias en las que no puedo “meterme” ahora- ; y, -para mí lo más importante-, la disyuntiva ante la que nos pone este nuevo medio masivo de comunicación: la posibilidad de construir un nuevo ámbito de articulación de esfuerzos, ideas, acciones, o por el contrario, la asunción pasiva de la lógica atomizada de la expresión individual llevada al extremo, que provoca –como recordara el profesor- “la proliferación de múltiples voces, en la que ya nadie oye a nadie”.

Esas fueron, a mi entender, dos cuestiones esenciales dentro del discurso de Sierra: la impostergabilidad de elegir DISPERSIÓN VS. ARTICULACIÓN, y la naturaleza de la función que debemos asumir como gestores de contenidos en la web, no porque somos periodistas, comunicadores, políticos, artistas o científicos… sino porque SOMOS.

Ahora, ¿de qué articulación hablamos? ¿cómo articularnos? ¿para qué hacerlo? Las respuestas a estas y otras preguntas que me hago están –o creo que deben estar- muy relacionadas también con ¿quiénes lo hacemos? , ¿en qué contextos culturales, sociales, políticos lo hacemos?, ¿qué esquemas de “institucionalización” y convergencia nos han caracterizado en esos otros espacios de interacción cotidianos?…

Todas esas preguntas, se los digo con sinceridad, me inundan de preocupación y expectativa, porque son inquietudes que -no descubro ni el agua fría con esto-, nos tocan a todos, especialmente si tenemos en cuenta los últimos pasos que se han logrado con la mira puesta en lograr el encuentro y el [re] conocimiento de quienes nos asumimos/definimos/llamamos “blogueros” en Cuba.

Mi experiencia personal en la blogosfera es reciente, muy reciente, así que no puedo hablar sino desde las referencias de terceros y cuartos. Sé que llegar hasta la propuesta de BIogosfera Cuba, o mantener con ritmo de creciente incorporación los encuentros de la guerrilla bloguera ha costado Dios y ayuda. Pero precisamente por eso llamo la atención sobre la necesidad de pensarnos “fuera de la caja”, y organizar estos espacios intentando no repetir los mismos moldes esquemáticos que desde otras prácticas limitan la iniciativa, encuadran expresiones, apresuran y de cierta manera hacen caer en el formalismo ideas que en su nacimiento fueron no solo geniales sino adecuadas.

Salvando mucho las distancias, y empleándolo solo como un recurso metafórico que utilizo para “mímisma”: es como si el entorno digital fuera para nosotros,–esta generación-, por lo novedoso, lo desafiante, lo impostergable, como fue la Sierra Maestra para la generación que hizo posible el triunfo de enero de 1959: la posibilidad y al mismo tiempo la responsabilidad de contribuir a la construcción del proyecto de nación que se inició con lo mejor de la Ilustración y la punta del machete y sigue siendo un proceso en recreación continua.

Cualquier insatisfacción, duda, recriminación o complemento, por favor no dude en pasar por mi ventana…digo, mi blog.

Anuncios

Un comentario en “de Francisco, la Sierra y yo

  1. Disa: a mi siempre en estos temas me rondan otra pregunta parecida a la tuya: ¿como se “cocinan” todas estas dinámicas a las que se refiere el profe 1 en el Centro industrializado 2, en la periferia y 3 en Cuba?
    Yo llegué a la Guerrilla casi por casualidad o por ganas de hacer algo diferentes pero casi un año después la sueño justamente así como “la necesidad de pensarnos “fuera de la caja”, y organizar estos espacios intentando no repetir los mismos moldes esquemáticos que desde otras prácticas limitan la iniciativa, encuadran expresiones, apresuran y de cierta manera hacen caer en el formalismo ideas que en su nacimiento fueron no solo geniales sino adecuadas” ese es el gran desafío de todos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s