blogosferacuba, ¿somos o no somos, o qué somos?

310102_255525307922228_1148364055_n¿Me entiendes? La pregunta se me escapó, sin darme cuenta. Conversaba con un amigo a menos de 24 horas de haber estado ese domingo en el Martin, construyendo el documento en el que alrededor de cuarenta personas querían explicar lo que querían de la comunidad virtual. Eso es como una clase de Química, me dijo, la entiendo pero no me apasiona, y por más que lo intenté, me fue difícil traducirle en palabras la sensación que me produjo haber participado en el momento de concreción de un proceso que venía gestándose desde hacía más de un año, entre montañas, cascadas y pantanos, y al que me había venido asomando cada vez con mayor interés.
Para que me entiendan: desde que tengo uso de razón me he visto insertada en un ámbito repleto de relaciones institucionales u organizacionales. He pertenecido y pertenezco a varias organizaciones de masas y políticas, desde la FMC, el CDR, la UJC… pero siempre me he sentido en el lugar del que llega de último y se ve precisado a adaptarse a las reglas, normativas, modos de funcionamiento acordadas y definidas por alguien tiempo ha; sin contar además con la posibilidad o la capacidad de influir directamente para que algunas de esas normas y regulaciones con las que no concuerdo experimenten algún tipo de transformación; o al menos para echar a andar contra el formalismo, la burocratización y el panfleterismo que sesgan el funcionamiento de muchas de estas organizaciones y que, al menos a mí, me ha hecho sentirme impotente o imposibilitada de incidir sustancialmente desde sus filas, en mi realidad cercana.
Esos días del taller del Martin sentí, por primera vez, que estaba teniendo, formando y siendo parte de la articulación de esfuerzos individuales en función de un propósito común con el que comulgábamos todos los presentes en aquel lugar. Un proceso que por caminos diferentes había desembocado en la decisión de nuclearnos alrededor de una comunidad llamada “BlogosferaCuba”, aunque para los efectos bien hubiera podido llamarse “Cubanitos en el ciberespacio”. Lo importante es que luego de años de navegar y postear en la red, con la experiencia acumulada de intentos anteriores, finalmente cristalizaba en un espacio concreto la intención de numerosos blogueros de unirse en acciones e intereses comunes vinculados con nuestra necesidad de aportar a la sociedad en la que vivimos.
BlogosferaCuba se propone aunar esfuerzos para contribuir a construir una Cuba mejor. Puede llegar a ser, desde mi punto de vista, un aporte tremendo al fortalecimiento de eso que llamamos la sociedad civil cubana, desde el compromiso con el proyecto político y social de la Revolución. Con eso es más que suficiente para calibrar la importancia que puede llegar a poseer, tanto en lo colectivo como en lo que puede aportarnos individualmente a cada uno de nosotros. Por eso sentí en aquellos días que estaba teniendo parte en un momento importante de mi vida y de la de los que me acompañaban; por eso me fue fui ese domingo satisfecha con el consenso que habíamos sido capaces de construir en relación a lo que queríamos ser y el para qué queríamos unir nuestro empeño personal.
Pero con el discurso no basta. Las palabras deben ir acompañadas de los hechos o se convierten en meras entelequias. Verbos como participar, incluir, consensuar, promover, reflexionar en colectivo pueden leerse muy bien en el papel o la pantalla, pero cuando vienen acompañadas de prácticas o acciones que se encuentran en casi total contradicción con sus significados, entonces el resultado son la decepción y la frustración. En nuestra buena intención de que las cosas salgan, que se vean rápido los resultados, muchas veces no comprendemos que nuestro accionar reproduce los errores, concepciones esquemáticas y visiones verticalistas que, desgraciadamente, atraviesan una buena parte de las relaciones institucionales en las que casi todos nosotros interactuamos hoy día.
En este sentido, BlogosferaCuba lanza un desafío a sus miembros, tanto por la manera en que nos interesa articularnos como por los propósitos para los que lo hacemos. Y si importante es alcanzar la mayor cantidad posible de miembros, que funcione un sitio web (sobre el que todavía no hemos consensuado qué va a tener además de nuestros propios posts), o que mensualmente logremos publicar una revista, tan o más importante es que logremos construir mecanismos que faciliten, promuevan y garanticen en cierta manera que nuestras formas de relacionarnos, de alcanzar el consenso, de llegar a decisiones que involucran a todos, cuenten con la participación sustancial y real de todos.
Han transcurrido pocas semanas de aquel encuentro en el CMMLK. Apenas empezamos a gatear y ya han emergido diferencias; ya hemos cometido errores. Es natural en este tipo de empeños. Pero creo que es necesario que nos detengamos un momento para analizar lo que hemos estado haciendo:
Nos ha faltado organización a la hora de concretar algunos de los propósitos que nos marcamos en el taller. Logramos, sí, definir en términos generales lo que nos une y aquello que queremos ser. Pero de ahí en adelante solo hemos ido improvisando una tras otra decisiones y acciones que debimos pensar y discutir hasta el cansancio, porque son la base sobre la que se irá construyendo el “edificio comunitario”- si me permiten la metáfora constructora. En nuestra aversión por lo sobre-pautado, hemos ido a parar al otro extremo, el de dejar indefinidos quiénes de entre nosotros tendrían y podrían asumir la responsabilidad de coordinar nuestros esfuerzos. Esto, y la impaciencia de algunos, han traído como consecuencia que se hayan tomado decisiones apresuradas e inconsultas que en la práctica contradicen nuestra intención de ser una comunidad participativa e inclusiva.
Por ejemplo, decidir unilateralmente qué propuesta era LA PROPUESTA DE COORDINADORES, sin dar el espacio necesario para que se discutiera y se enriqueciera esa idea inicial que se hizo precisamente en el espíritu de promover el surgimiento de otras posibilidades; poner a votación, con un margen de tiempo restringido, en pleno período vacacional, definido igualmente sin tomar en cuenta las limitaciones de conectividad con las que estamos muy familiarizados ; y, como colofón, decretar el “cierre de la votación”, sin antes haber consensuado entre todos los términos, marcos temporales y características de esta sui géneris forma de elegir nuestro liderazgo, fue, a mi entender, una muestra fehaciente de cuánto nuestras acciones entran abiertamente en contradicción con nuestras palabras. ¿Cuán participativos fuimos? ¿Cuán incluidos nos sentimos en cada una de las decisiones “tomadas” sin tener en cuenta el criterio del resto? ¿De qué consenso hablamos si ni siquiera se tomaron en cuenta otras variantes que rápidamente comenzaron a surgir? ¿De qué articulación podemos hablar en este caso si ni siquiera intentamos ponernos de acuerdo primero sobre las opciones que podían convencernos a todos; si no nos dimos la posibilidad al menos de debatir sobre algo tan importante como nuestra coordinación?
Con esto no cuestiono el valor y la capacidad de cada uno de los candidatos. Todos poseen valores humanos y habilidades profesionales de sobra para formar parte de esa boleta virtual. Pero sí me preocupa y me cuestiono el proceso por el que se nos impuso como opción unitaria, primero, y luego, lo que es más preocupante, cómo se ignoró el criterio contrario de varios de entre nosotros, para, a modo de diálogo entre sordos, continuar adelante como si el solo hecho de existir criterios encontrados no fuera argumento lo suficientemente importante como para disminuir la velocidad y revisar qué estaba fallando.
Por eso la pregunta de mi post, ¿somos o no somos una comunidad participativa y horizontal? ¿o qué somos, una extensión más de algunos de nuestros peores hábitos organizacionales?

Anuncios

17 comentarios en “blogosferacuba, ¿somos o no somos, o qué somos?

  1. Hola. Gracias por tu post, es un post necesario. Me alegra saber que quienes votamos en contra de esas apresuradas elecciones (que no fueron tales) no eramos tan solo 3 personas. Decidamente ha quedado muy deslucida la Blogo con ese procedimiento… Veremos si se rectifica o seguimos en los mismo. Ya eres la segunda que en menos de 24 horas llama a atencion sobre esto. Mis slds compañera

  2. Nunca debió haber votaciones, por lo que entendí se sumarian al proyecto los que estuvieran de acuerdo con los principios de Blogosfera Cuba. Se enredo todo con los burócratas de nuestra comunidad. Y sin olvidad los que andan buscando protagonismo. Eso fue lo que pensé, fue una propuesta de un grupo de personas que crearon algo y se sumaban a ese proyecto los que quisieran. La votación de quienes crearon todo a mi entender estaba de más.

    1. es cierto lo que dices, pero también pienso que los líderes son necesarios, la horizontalidad es importante pero debe haber alguien o “alguienes” que coordinen los esfuerzos, que faciliten los procesos, el liderazgo debe ejercerse pero sobre la base del consenso.

  3. Dis, me place en coincidir plenamente con lo que posteas… Ten en mí un aliado de esas ideas y dudas, aunque personalmente ya he evacuado algunas, aunque siguen dejándome el mismo mal sabor… No obstante, creo que falta trabajo, mucho trabajo y que mengüen las ansias de reconocimiento y los “derechos” unilaterales sobre ciertas cuestiones…

  4. Si queremos que sea horizontal, no deben haber lideres, debe haber una coordinación entre todos, todos somos lideres y debemos tomar el proyecto como nuestros

    1. mira, eso es tan antiguo como la historia, ni todos somos o tenemos la capacidad de liderar -fíjate, no digo dirigir o “jefaturizar”-, ni ningún movimiento crece cualitativamente cuando “todos son líderes”

  5. La horizontalidad es una pretensión, por no decir una mentira en toda esta historia. Porque ahora el problema es la famosa boleta virtual, porque los propuestos no salieron de la consulta general sobre las mejores personas para liderar este grupo que hasta ahora ha funcionado de maravillas desde la iniciativa, porque a diferencia de muchas instituciones y empresas de este país tenemos comunicación de sobra para todos los lados.
    Pero así ha sido desde el comienzo, y me disculpan. Porque cuando se habla de encuentros de blogueros cubanos, de blogosfera cubana todo funciona en la piñita, y todos saben de qué estoy hablando.
    Cuando el Martin, fue igual. Yo me enteré, y sé que de Oriente fueron varias personas, pero si siquiera se lanzó una convocatoria, y aclaro que me ira imposible asistir, pero me hubiera gustado sentir que cuando se dice Cuba es Cuba, y no sólo un puñado de conveniencias y gente que siempre se cocinan en el mismo caldo.
    Muchos son mis amigos y a muchos más los admiro por su trabajo y su activismo, pero es la verdad, o por lo menos la mía

    1. Lilith, gracias por tu comentario. Primero, Blogosfera Cuba es una comunidad, no LA comunidad de los blogueros cubanos. La intención es que pueda ser, pero la realidad no es esa. Segundo, concuerdo contigo en lo de la famosa boleta virtual, pero creo sinceramente en que necesitamos un liderazgo aceptado por todos, y que cuando las cosas se dejan a la mera espontaneidad llegamos a un estado basal en el que no nos movemos ni para un lado ni para el otro, la inercia no es sana en ningún aspecto. No creo que lo de la “piñita” sea de la manera en lo pintas, porque en ese caso seguirían siendo los mismos y por lo que he visto y experimentado, el número de gente ha ido creciendo, todo está en cuán atractivo o importante pueda ser esta opción para cada uno de nosotros.

      1. Es tu opinión. La mía es la mía, basada en hechos y observaciones concretas. En fin, sigan cociéndose en la misma salsita, que rica está. Y yo no pinto nada, si fuera pintora no se me hubiera ocurrido perder mi tiempo como lo hice. Y yo no pinto nada, pintora no soy. Digo, y reafirmo porque me importa bien poco quedar bien con la gente, porque ninguno le va a sumar un centavo más a mi salario mensual. A mi lo que me interesa es defender este país con mis medios, mostrarlo y el resto es fanfarria y tontería.

  6. Estoy completamente de acuerdo con tu escrito, y susribo lo afirmado por los otros comentaristas, en particular por lo que dijo Lilith “La horizontalidad es una pretensión, por no decir una mentira en toda esta historia. Porque ahora el problema es la famosa boleta virtual, porque los propuestos no salieron de la consulta general sobre las mejores personas para liderar este grupo que hasta ahora ha funcionado de maravillas desde la iniciativa”

  7. yo creo que si blogosferacuba no logra articularse rápido fracasa porque para todos es más fácil desentenderse y volver al espacio de su blog personal, al menos a mí no me interesa el lleva y trae, el protagonismo y las elecciones… si esto pretende llevarme a otro sindicato que se queden con él los que lo quieren…

  8. Creo que pensar que alguien tenga por sí solo la única visión de Cuba es por lo menos una pretensión ilusoria. Como también , opino, no tenga mucho sentido protestar acomplejadamente por no haber estado en el Martin pues en resumidas cuentas no pretendimos hablar por todo el mundo ni tampoco excluir a nadie, al contrario.
    Está siendo un parto difícil el de la BlogosferaCuba pero si nos nos importara no estaríamos dedicándole tanto tiempo. Por lo demás ese mismo tiempo dirá quienes de verdad creen este sueño y quienes serán meras aves de paso.
    saludos a tod(a)s

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s