La Habana esta noche

2 Esta noche La Habana se me antoja adversa, distante, extraña. Si no estuviera caminando entre sus calles, huyéndole a las gotas que empiezan a caer cada vez con mayor intensidad; si no sintiera la humedad de mis pies, mojados hasta la indecencia de chapotear en cada charco que no logro evitar. Si esa lluvia que enloda las aceras y embarra mis sandalias no hiciera tan palpable este aguacero descomunal, podría pensar que camino entre otras calles, entre otras piedras.

Esta noche La Habana se me muestra huraña, fantasmal, sombría. Ella, la pobre, que ha cargado con tantos años,  tantas otras culpas, tantas decepciones. Ella, que alimenta la nostalgia, que recome los hígados cuando estás lejos y te aplasta por la herrumbre cuando estás dentro.

Es que quizás la culpa no sea suya. Quizás sea mía; y de esa sensación de no estar que me domina hace días, ese sentir que apenas ando por la inercia, como los cuerpos cuando son meros rellenos de carne y huesos que caminan, comen, duermen… sin preguntar, sin sufrir, sin vivir…

Esta noche  no es ella, soy yo quien se siente  huraña, distante, vacía, totalmente empapada por esta lluvia indeseable que apenas me molesta.

Anuncios

2 comentarios en “La Habana esta noche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s