el post que no quise escribir

hablando del derecho a la esquizofrenia

 

Hola Vincenzo,

Antes de seguir te pido disculpas por las palabras que vienen a continuación. Ahora mismo no sé con exactitud por qué derroteros caminarán, pero si me exalto, “pierdo la tabla” o caigo en juicios absolutos que puedan llegar a herirte, recuerda cuando las leas, que no ha sido mi intención ofenderte, humillarte o emitir conscientemente valoraciones injustas o extremas sobre ti o sobre alguno de los post que, con tanta frecuencia has venido dedicando últimamente a esta comunidad de blogueros, que, al parecer por tus reflexiones, ha cometido la enorme equivocación de ser menos que perfecta en su capacidad de deliberación, en el ejercicio del respeto a la diferencia y a las posiciones opuestas, en la participación política tolerante. No pretendo recriminarte por tu condición de extranjería, e intentaré no ubicarme en una posición condescendiente desde la cual juzgar tu preocupación por mi país. Todo lo contrario, admiro tu interés, tu capacidad de involucrarte y de sentir como tuyos los problemas que nos afectan y angustian, y tu disposición de participar en las soluciones que se nos puedan ocurrir.

Si no he respondido a tus publicaciones anteriores – ¿o debería decir tus ataques, muchas veces absolutos y desmedidos, a la comunidad BlogosferaCuba?- ha sido, primero, porque mis espacios de socialización, participación política y discusión intelectual no se encuentran restringidos al entorno digital, como parece suceder contigo, al menos en lo que a Cuba se refiere. No tengo mucho tiempo de conexión, y cuando la consigo la aprovecho para mi trabajo. En segundo lugar, porque no me dedico exclusivamente a escribir en mi blog o a comentar lo que publican los blogueros. Por último, porque te confieso que tus posts anteriores relacionados con BlogosferaCuba me han sonado más a berrinche de niño pequeño que intenta llamar la atención de sus mayores, que a reflexiones de un joven interesado en el devenir de mi país.

Como comunidad, BlogosferaCuba no encaja en la etiqueta de lo “usual”, o lo “típico” de este tipo de ¿organizaciones? Nos mantenemos relativamente articulados, sobre todo, por nuestra tozudez. Por encima de nuestras diferencias de pensamiento, nuestra diversidad de opiniones; a pesar de las discusiones, los desencuentros, las incomprensiones, las posiciones de trinchera, y todo cuanto quieras añadir, se encuentra nuestra caprichosa determinación de querer transformar las cosas que vemos equivocadas en nuestra sociedad, y de hacerlo desde dentro de un proyecto político concreto –no una entelequia, o una utopía- que es este de la Revolución Cubana, con todos sus errores, con los pasos en retroceso, con toda la imperfección que cargamos. A veces algunos de nosotros nos equivocamos, nos “perdemos en la curvita”, adolecemos de la valentía para llamar las cosas por su nombre, o pecamos de posiciones extremas, o publicamos valoraciones superficiales, o nos llamamos al combate por cuestiones que resultan, a la larga, secundarias. Todo eso es verdad.

Como también es real que muchas veces este tipo de discusiones nos perjudican más de lo que nos benefician. Nosotros los cubanos –y aquí me disculpas si te excluyo, pero creo entender por tus escritos que no padeces de ese “mal”- tenemos que aprender a polemizar sin imponernos, a presentar y aceptar y rebatir las opiniones con argumentos y no con “palos” –como decía el Che Guevara-; tenemos también que aprender a promover y protagonizar procesos de participación sustancial y no meramente formal. ¿Crees acaso que eso se logra de la noche a la mañana? ¿Que basta con que nos lo propongamos frente al espejo para dejar de ser -por obra y gracia del Espíritu Santo-, esquemáticos, verticalistas, impositivos? No lo creo. Marx decía que la práctica es el criterio de la verdad. No sé cómo puedes interpretarlo tú, pero para mí, esa frase del alemán se traduce en que solo en el ejercicio de la discusión, de la crítica, del intercambio y la participación podremos aprender, podremos acercarnos a ese ideal de individuos tolerantes, comprensivos, dialógicos entre los que, al parecer, tú crees encontrarte.

No somos así, por ahora. Pero cualquiera que lea lo que escribes sobre nosotros –o a propósito de nosotros- puede pensar que estos miembros de BlogosferaCuba son un grupo de arrogantes esquizofrénicos criticones que no hacen más que distribuir a diestra y siniestra su crítica, por el mero gusto de hacerlo, en dependencia del estado de ánimo o del humor que tengan. Y no lo que en verdad estamos intentando ser, un grupo de hombres y mujeres que intentan transformar su realidad y en el proceso tratan de ser mejores seres humanos.

Tomas como ejemplo para tu diatriba a alguien que para ti puede no ser más que una foto, un perfil en facebook, o una lucecita del chat que se mantiene apagada. Pero para nosotros, perdón, no voy a hablar en plural, retomo la primera persona. Para mí, Darío es una persona, un ser humano cuya vida trasciende –te lo recuerdo porque pareces olvidarlo- el espacio digital.

Permíteme aclarar que no soy de las que lo defiende a ultranza. De hecho, he encontrado en la web muy pocos comentarios o publicaciones que asuman una posición tan inmadura en relación al caso. No estoy de acuerdo con el post que puso, y tampoco concuerdo con la manera en que decidió llamar la atención sobre un aspecto como el del consumo de productos pornográficos entre adolescentes cubanos. Pero no me cuestiono su integridad ni veo delirios de grandeza en su actitud, por muy equivocada que esté. Yo también quisiera conversar con él, discutir, intercambiar nuestras posiciones. Pero no se me ocurre ni por un momento pensar que su silencio en la red se deba a la arrogancia o al atrincheramiento. Lo primero que me pregunto es si puede o no conectarse, si tiene la posibilidad de revisar su blog. ¿cuáles son las preocupaciones principales que pueda tener en este momento? Dentro de ellas no debe estar, te lo digo casi con seguridad, el responderme a mí. ¿Y por eso tengo el derecho de, como has hecho tú,  definirlo como “gente arrogante que dispara críticas a ciegas, buscando felicitaciones y aclamaciones y evitando todo tipo de diálogo o contacto con quienes piensan diferentemente”? Creo que eres tú quien está asumiendo en este caso una actitud egocéntrica. ¿Qué te hace pensar que responderte, dialogar, defender frente a ti sus posiciones constituye una prioridad para él en estos momentos?, es más ¿qué sabes de Darío?, ¿cómo vive?, ¿dónde, en qué condiciones? Yo tampoco lo sé, y eso no me autoriza a atacarlo sin antes conocer, sin antes preocuparme por que no haya una reacción extrema, ni con él, ni con el resto de esta comunidad de “blogueros locos”.

Veo que en varias ocasiones te has quejado de nuestro sectarismo, de cómo algunos te han echado en cara tu condición de extranjero. Desde mi punto de vista, tú también has asumido una posición de trinchera, y te ha faltado una cosa importante: el ejercicio o la capacidad de ponerte en nuestro lugar, creo que eso en psicología se llama empatía, pero ¿qué puedo decirte yo, que soy solo otra esquizofrénica más que pretende imponerte una sola visión del mundo?

Anuncios

6 comentarios en “el post que no quise escribir

  1. Increiblemente es un post que respaldo casi en su totalidad, y creo sencillamente porque leiste mi texto desde la perspectiva equivocada. Me citas parrafos de lo que escribi y los asocias a Dario, mientras que mi discurso era “y unas reflexiones sobre algunos blogueros”.

    Siento que te sientas parte de estos algunos blogueros atacados, mi respuesta no era ni para ti, ni para Dario. Al contrario, para Dario iba mi respaldo y mis “globos”. Si para respaldar a una persona tengo tambien que tejir sus alabanzas, la cuestión cambia y es completamente diferente de lo que yo dije y de lo que aquí afrimas.

    Como funciona? No puedo criticar lo que escribe Dario y al mismo tiempo pretender que no sea sancionado por eso? O para respaldar a un ser humano hay necesariamente que compartir su pensamiento y sus ideas?

    Reitero, suscribo y ratifico todo lo que he dicho. Y algunos post que recorren la blogosfera por esos días me lo están confirmando. Criticar quien critica, para algunos (no se si para ti tambien) se convierte en un intento de destrucción. Para mi no es así, para mi es ejercicio puro de la mas elemental inteligencia y del más elemental derecho a tener una visión distinta.

    Yo no te coloco en ninguna categoría, tú sabras si quieres aceptar una crítica o si para ti o estoy contigo o estoy en contra de ti

  2. Por cierto, se me olvidó agregar una cosa. Entre las personas que hasta el momento han dado me gusta a tu post, están tres de estos “esquizofrenicos” y te hablo por experiencia propia. Personas que “o apoyas o NADA”; persona que si haces una crítica te conviertes en un “destructor”, en un “oficialista”, en alguien que quiere “atacar”. Personas que si las criticas te ignoran. Como tú defines eso? Como tu llamas el discurso “si me criticas me destruyes”? Yo lo llamo totalitarismo. Si publicas algo y entre decenas de comentarios respondes solo a los que te “felicitan” como lo interpretas? Pues yo lo interpreto como una persona arrogante que solo busca aclamaciones, que no sabe recibir una crítica, que para él/ella la critica es algo que destruye, que afecta, que ofende, algo que ignorar. Tal vez mis tonos te han afectado o resultado demasiados fuertes, no era mi intención ofender a nadie. Yo sencillamente dije lo que mi panza me soltó. No es esta la finalidad de un blog? Expresar lo que me sale de las emociones?

  3. Disa, perdona el facilismo, pero igual que tú, tengo poco tiempo de conexión hoy y un reportaje minimizado allá abajo me mira muy serio. El post, tan tú, tan justo, me llegó hondo, pero lo respondí a su destinatario en fbk, así que solo copiaré y pegaré aquí la respuesta. Gracias por no salvarte nunca y por ser luz:
    Vicenzo, quizá todo esto se resuelva un día si vienes a Cuba y conoces a la gente de la que hablas, y te sientas con cada uno de los que supones/etiquetas como “esquizofrénicos” y te das la oportunidadde conocerlos en tabula rasa (porque yo que sí los conozco y los amo inmensamente, y los sé buenos, te puedo asegurar que para ti sería una oportunidad). He leído el post de Disamis y siento mucho, una vez más, que tengamos que estar desgastándonos en cosas tan desagradables- porque también a Disamis la conozco y la sé buena y puedo asegurarte que escribir este post no le ha de haber causado ningún placer. Quizá es, sencilla y llanamente como hablamos una noche allá en Topes, que hemos intentado unir bajo una misma etiqueta a seres que tienen muy poco en común, que ni siquiera se conocen de las cosas importantes (del alma, del espíritu, de las historias de vida y los anhelos); y al no ser comunes los que la habitamos, pues esto a lo que le decimos comunidad se nos ha vuelto entre las manos en todo lo contrario. Tampoco a ti te conocemos nosotros, los “atrincherados” del lado de acá, y muchas veces nos costará devolver una empatía que ni siquiera recibimos, ponernos en tu piel, entender tus desenfrenos, tus juicios pesados como piedra… sobre todo nos costará más trabajo cuando esos juicios sean emitidos contra gente que amamos, porque el corazón siempre vence a la razón, Vicenzo, y si atacas a alguien que es cercano a nuestro corazón, aunque te ampare alguna que otra razón esgrimible, cerá sobre ti el peso de nuestra incondicionalidad. Yo no te digo que sea una postura loable de nuestra parte, yo te digo que es lo que pasa y lo que va a seguir pasando, y hasta hago como Disamis, te pido perdón … pero no puedo evitarlo. No es cuestión de con o contra nosotros, no es tan básico ni tan burdo. No necesitamos que estés con nosotros; pero si estás contra alguno de los que consideramos NOSOTROS, algo irracional que se llama amor nos moverá, cuando menos, a una respuesta como esta de Disamis. Ella escribió en singular, pero yo siento que también habló en nombre mío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s