Requiem

despedida3

Disfruté tanto, tanto cada parte,

y gocé tanto, tanto cada todo,

que me duele algo menos cuando partes,

porque aquí te me quedas de algún modo.

Ojalá nunca sepas cuánto amaba

descubrirte los trillos de la entrega

y el secreto esplendor con que esperabas

un reclamo de amor que ya no llega.

Anda, corre a donde debas ir,

anda, que te espera el porvenir.

Vuela, que los cisnes están vivos,

mi canto está contigo,

no tengo soledad.

Si uno fuera a llorar cuando termina,

no alcanzaran las lágrimas a tanto,

nuestras horas de amor, casi divinas,

es mejor despedirlas con un canto.

Anda, corre donde debas ir,

anda, que te espera el porvenir.

Vuela, que los cisnes están vivos,

mi canto está contigo,

no tengo soledad.

Silvio, por supuesto

Anuncios

3 comentarios en “Requiem

    1. lo jodido es cuánto se empeña en salir, cada cierto tiempo. Como las crisis, es cíclica. Siempre hay algo, alguien, que te hace pensar en ella, sacarla del baúl de las canciones que no quisieras volver a cantar; volver a sentir tuya como si en lugar de silvio hubieras sido tú quien se levantara (o no durmiera) a escribirla en la penumbra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s